El Fraskito

FRASKITO

Sigue siendo un gran sitio. Hace muchos, muchos años, el Fraskito era mi lugar de “repostaje” antes de volver a casa después de una larga tarde/noche de farra, de guitarras en el Cuervo, de jugar al duro en el Refugio y de beber vino peleón del Garrampón. Era casi el único lugar donde los estudiantes de entonces podíamos comer algo rápido y decente a altas horas de la noche, para empapar lo bebido y poder llegar a casa en condiciones más que aceptables, pues las hambres perrunas siempre aparecían cuando las noches iban llegando desgraciadamente a su fin, es decir, a las doce de la noche… eran otros tiempos.

EMPANADILLAS FRASKITO

Cada vez que vuelvo por Murcia me dejo caer por allí, para saludar a su dueño, incombustible profesional de la hostelería murciana, que con cara de complicidad siempre me saluda y me estrecha la mano, bien sabedor él de lo callejero que uno fue. Y cada vez que vuelvo al Fraskito me siento bien. Salvo por el toque moderno que le han dado todo sigue igual. La misma barra y contrabarra, el mismo expositor con sus innumerables tapas, la vitrina de postres, la cesta con las empanadillas fritas de tomate y atún… Todo inmaculadamente expuesto. Y siempre que vuelvo salgo igual de contento y feliz, cada vez igual, desde hace más de treinta años…

PATA CERDO FRASKITO

Larga carta de sándwiches, montaditos y bocatas. La ensaladilla rusa de diez. El pulpo al horno, la pata de jamón asada, los muslos de pollo rellenos, los revueltos, la empandilla frita de atún y tomate con almendras marconas, todo para quitarse el sombrero. Pero para mí, lo más y lo que me devuelve a aquellos maravillosos años es y sigue siendo el Fraskito; bocadillo de sobrasada y queso al horno al que luego añaden una generosa rodaja de tomate y una loncha de jamón serrano. Ya se que es simple, pero es que han sido muchos a lo largo de muchos años y las buenas costumbres han de ser pocas pero muy arraigadas. Y tal es mi arraigo a este bocadillo que todavía lo preparo en casa, aquí en la provincia de Cádiz, donde ahora vivo, a casi 500 km de distancia.

Anuncios

El Pulpito

Otra de las cervecerías que dan vida a la zona de Las Flores, frente al Museo Ramón Gaya. Según su letrero El Pulpito es el Ferrari del Pulpo al Horno en Murcia. Lo hacen muy bueno, sin el grosor de otros pulpos que cocinan en otros sitios pero muy rico, es su estilo de hacerlo. Perfecto para tomarlo en la terraza o en una de las ventanas que este local ofrece, de pie, viendo y dejándose ver. También te puedes dejar tentar por las huevas fritas, salazones, matrimonios, caballitos, marineras y otras tapas típicas del tapeo murciano.

Cuando entras a la parte interior, un poco estrecha, en el mostrador puedes ver una exhibición de todo tipo de marisco fresco y unas rodajas de atún de ijada o de ijá impresionantes, estas si las pides vuelta y vuelta y crujientes por fuera están de escándalo.

http://es.foursquare.com/venue/1325757

Cerca del El Pulpito encontramos la Iglesia de Santa Catalina y el Museo Ramón Gaya.